¿Ataque de helicóptero en Caracas fue golpe o escenificación?

¿Ataque de helicóptero en Caracas fue golpe o escenificación? Nicolás Maduro asegura que hará lo que sea necesario para proteger a su Gobierno y al "derecho a la tranquilidad". La oposición habla en escenificación para desviar las atenciones de las maniobras autoritarias del régimen.

Fue un “ataque terrorista”, un “acto de rebeldía”, o simplemente una “escalada golpe de estado”. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ofreció varias explicaciones para el ataque llevado a cabo por un comando refractaria contra el Tribunal Supremo y otros edificios gubernamentales golpeado con disparos y granadas de helicópteros en marcha. Pero no hizo distinción con respecto a la respuesta de su gobierno: no tendrá contemplaciones, y el uso de “fuerza” para sancionar a los responsables y aplastar cualquier levantamiento.

Los “insurgentes” que ensayan el ataque – que no heridos y causó poco daño a los edificios – se han identificado como una grupo rebelde disidente PolicíaPosiblemente asociado con el ex general Miguel Rodriguez Torres, ex jefe de inteligencia y ex ministro del Interior, que entró en colisión con Nicolás Maduro. La conexión es Óscar Pérez, un inspector de la policía científica que ha sido piloto, buzo, paracaidista, el actor, y ahora el hombre más buscado en Venezuela.

“Somos una coalición de militares, policías y civiles, en busca del equilibrio y en contra del gobierno de transición y criminal. No tenemos ninguna tendencia política partidista; somos nacionalistas, patriotas y los institucionalistas “, apareció Óscar Pérez, en un video publicado en las redes sociales en las que aparece vestido con uniforme militar y flanqueado por cuatro individuos armados y la cara cubierta. “Nuestro único objetivo es devolver el poder al pueblo democrático, y así cumplir con la ley y restablecer el orden constitucional”, dice.

De acuerdo con las explicaciones oficiales, fue Pérez quien robó un helicóptero del Departamento de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) Base Aérea Francisco de Miranda, y dirigió el ataque: alrededor de 18h40 el martes, cuando el helicóptero había sobrevolado los alrededores del Palacio de Miraflores, sede de la presidencia, han escuchado las explosiones de al menos cuatro granadas contra el Tribunal Supremo. Los comandos a bordo cocidos después de quince veces a la terraza del Ministerio de Justicia y del Interior, que se derivó una ceremonia oficial con la prensa: “Podría haber sido una tragedia, con decenas de muertos y heridos”, dijo el presidente en un comunicado al país cuando se le informó de la “activación” de todas las fuerzas armadas a “defender el derecho a la paz.”

¿Dónde está la evidencia?

Nicolás Maduro, citado por la prensa venezolana diciendo que la acción se llevó a cabo por “grupo armado financiado por sectores de la oposición”; y la prensa internacional para decir que Óscar Pérez estaba cumpliendo instrucciones de la agencia estadounidense CIA dada por la embajada de Estados Unidos en Caracas. En ambos casos, no hay evidencia avanzó a soportar la conexión. En Reuters, Rodríguez Torres, el ex general implicado por el gobierno, llamado el episodio como una “farsa”. “Aquí no hay nada convincente, era un espectáculo triste para dar credibilidad a soplar la conversación y el Presidente me podía echarle la culpa”, dijo.

Las autoridades aún no han mostrado evidencia forense del ataque o fueron capaces de recuperar el helicóptero. Sólo una franja con la palabra “Libertad” y el número 350, se recuperó. Se trata de un lema de la oposición que se refiere al artículo de la Constitución que garantiza el derecho a la desobediencia civil: “El pueblo de Venezuela (…) deben desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o usurpar el derechos humanos”.

Maduras declaraciones también no convenció a la oposición, que señaló una serie de coincidencias “extraños” a hablar en una puesta en escena del régimen. Por ejemplo, el ataque se produjo poco después de la creación de “pequeñas unidades de acción especial” dentro del ejército, cuya misión es “responder a los nuevos escenarios de la violencia política, la guerra psicológica, económica, aislamiento y asedio internacional”, dijo el ministro defensa Vladimir Padrino López. Y en el mismo día en que el Tribunal Supremo decidió entregar poderes de investigación y persecución al Defensor del Pueblo, Tarek Saab, un régimen leal – uno maniobra que debilita la posición del fiscal general, Luisa Ortega, Quien asumió como críticos del gobierno, y la acción comprometida de la acusación.

También, al mismo tiempo, el helicóptero de ataque, los legisladores de la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que tiene la mayoría de la Asamblea Nacional, fueron sitiados en el Parlamento en estado de sitio brigadas populares partidarios del régimen y de la Guardia nacional Bolivariana. “Algunos dicen que el ataque era real, otros que era todo lo organizaron como una película. Sólo puedo decir que fue un día lleno de contradicciones, entre mil cosas sucedieron. Si tuviera que resumir lo que pasó, yo diría lo siguiente: hay un gobierno que está cayendo podrida, y un país que está luchando por su dignidad “, dijo a Reuters el presidente de la Asamblea, Julio Borges.

la lealtad del ejército

Todavía hay muchas preguntas sin respuesta. Suponiendo que esto no era una orquestación del régimen, sino una acción rebelde genuina contra los símbolos del poder a Maduro, la gran pregunta es si la base de apoyo del gobierno ha comenzado a dar paso – será la “escalada golpe “en las palabras del Presidente, hemos llegado a las filas del ejército?

Aunque las jerarquías militares no han manifestado señales de insatisfacción, Maduro está preocupado por la unidad del Ejército. La semana pasada, el presidente sustituyó a los jefes de todas las ramas de las fuerzas armadas.

Este movimiento “enmascarado” la dimisión del jefe del Consejo de Defensa Nacional, el general Alexis López Ramírez, quien dejó el cargo por estar en desacuerdo con la convocatoria de una asamblea constituyente y el método de elección de sus representantes. Por lo que su gesto no fue interpretado como la disidencia hacia el chavismo, el general hizo un punto de declarar su “amistad, aprecio y gratitud” al presidente Nicolás Maduro – que sostiene que la revisión de la Constitución pretende “profundizar” y no “enterrar” el legado de Hugo Chávez.