Sospecha sobre arzobispo de Bamako ensombra creación de nuevos cardenales

Sospecha sobre arzobispo de Bamako ensombra creación de nuevos cardenales Le Monde reveló el mes pasado que Jean Zerbo, arzobispo de Bamako, era uno de los titulares de cuentas en Suiza por valor de 12 millones de euros.

El Papa dio el miércoles el sombrero de cinco nuevos cardenales del cardenal, de los cuales cuatro países que nunca antes habían tenido un “cardenal”. Sin embargo, la celebración, el cuarto en dos años El pontificado de Francisco se vio ensombrecida por acusaciones contra uno de los elegidos – el arzobispo de Bamako, Mali, acusado de 12 millones de euros en las cuentas conjuntas con otros prelados en Suiza.

La presencia de Jean Zerbo, 73, en la basílica de San Pedro, llegó a estar en duda después próximos fuentes arzobispo tener antemano que estaba enfermo, lo que dio lugar a rumores de que el Papa podría haber retrocedido en la decisión de la a cardenal. Pero el martes, un portavoz del Vaticano, reveló que el defensor de Mali conocida del diálogo entre musulmanes y cristianos en su país, sería en la ceremonia.

La sospecha se puso en marcha el 31 de mayo por Le Monde, uno de los periódicos que colabora con el Consorcio Internacional de Periodistas de Información en la investigación de los planes de evasión de impuestos a través de la costa. Según el diario, el nombre de Zerbo y otros dos altos dirigentes de la Iglesia católica en el país surgen en la lista suiza cliente rama de HSBC, que estaba en el centro de la fuga escándalo suizo, lanzado en 2015. Fueron los siete titulares de cuentas abiertas 2002 en nombre de la Conferencia Episcopal de Malí (CEM) que Zerbo estaba a la responsabilidad financiera.

Ante la sospecha, el Arzobispo de Bamako primero negó tener ninguna cuenta en el extranjero, que termina diciendo que el dinero pertenecía a los antiguos fondos gestionados por la iglesia del país – actualmente responsable de la gestión de EMC dijo, sin embargo, no tienen conocimiento de éstos cuentas, que Le Monde no pudo confirmar si están todavía activos.

A principios de este mes, los obispos del país salieron en defensa de Zerbo, asegurando que el dinero en cuestión “está controlado por un comité establecido en 1988 para coordinar el trabajo pastoral y caritativa de la Iglesia de Mali” y se ha utilizado “con todo transparencia”. No se ha confirmado, sin embargo, el origen del dinero – una gran cantidad de un país donde los católicos son menos del 5% de la población.

El Vaticano no hizo comentarios sobre las sospechas, pero Andrea Tornielli, vaticanista de La Stampa, escribió que “su presencia en Roma sugiere que la investigación interna se han aclarado su posición.” La verdad es que las sospechas eclipsados ??la reputación del arzobispo, y participaron en el diálogo interreligioso en un país donde la violencia yihadista sigue cobrando víctimas, estuvo involucrado en las negociaciones para resolver el conflicto que siguió a la rebelión tuareg en el norte país en 2012.

Francis papeles que ha querido resaltar, al hacerlo, cardinal, la primera en la historia de su país, al igual que Louis-Marie-Mangkhane Khoun, vicario apostólico de Pakse, Laos, y Anders Arborelius, el obispo de Estocolmo, que es la primera escandinavo para unirse al Colegio Cardenalicio. El se unieron a Juan José Omella, obispo de Barcelona a El País dice que tiene un primer plano de perfil de Francisco y El Salvador Gregorio Rosa Chavez, el primer obispo auxiliar a hacerse un cardenal antes de que el patrocinador de su diócesis y fue amigo del arzobispo Oscar Romero, un defensor de los derechos humanos, asesinado en 1980 durante una misa.

“Jesús no te llama para ser príncipes de la Iglesia, sino para servir”, dijo el Papa en su homilía en San Pedro, desafiando a los nuevos cardenales a “mirar la realidad” y cuidar “de los inocentes que sufren y mueren víctimas de la guerra y del terrorismo “.

En cuatro años de pontificado Francisco ha recogido 49 de los actuales electores cardinales 121 – los que tienen menos de 80 años, la edad máxima que les permite participar en un cónclave. Un grupo en el que los europeos ya no más (ahora son 44%), a la clara intención del Papa para fortalecer el peso de las iglesias de la periferia.