Cumbre G20 – Trump y Putin en busca de puntos de acuerdo en Hamburgo

Un Donald Trump y un Vladimir Putin aparentemente relajados que se encontraban en un momento informal al margen de la cumbre del G20, que hoy termina en la ciudad alemana de Hamburgo. Ambos intercambiaron un fuerte apretón de manos, reforzado del lado del presidente estadounidense con su mano izquierda sosteniendo el brazo derecho del dirigente ruso.

Las declaraciones que pronunciaron, antes de un encuentro a puerta cerrada y de carácter bastante restringido, reflejaron una impresión de que los presidentes de Estados Unidos y de la Federación Rusa se mostraban dispuestos a abrir un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales entre los dos países, Tiempos recientes por varios puntos de tensión. Los principales ejemplos son las sospechas de interferencia de piratas informáticos rusos en las presidenciales estadounidenses y las posiciones divergentes de Washington y Moscú en la guerra civil en Siria.

En el encuentro de Trump y Putin sólo estuvieron presentes el secretario de Estado Rex Tillerson y el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, y dos intérpretes. La restricción al número de regalos partió del lado americano para evitar fugas de información o la divulgación de versiones contradictorias sobre lo sucedido en el encuentro, escribía este viernes The New York Times, citando fuente de la administración Trump. Aunque ambos dirigentes ya habían hablado varias veces al teléfono, éste fue su primer encuentro, hecho destacado por el dirigente ruso para quien es esencial un cara a cara si se quiere resolver los problemas internacionales.

El encuentro duró más de dos horas – 135 minutos, la previsión inicial era que sería mucho más breve – y las informaciones surgidas al final indicaban que la cuestión de la interferencia rusa en las presidenciales de noviembre de 2016 en Estados Unidos fue abordada “de forma demorada “, Afirmó Tillerson. La cuestión de Siria también estuvo en discusión, con el secretario de Estado de EEUU diciendo que “habrá una transición” en ese país, dejando implícito que, más tarde o más temprano, Bashar al Asad dejará el poder. Una afirmación no muy acorde con lo que ha sido hasta ahora la posición de Moscú sobre el diseño del futuro político en Siria. En cuanto al conflicto en Siria, se acordó entre los Estados Unidos y Rusia la entrada en vigor de un alto el fuego para mañana en el Suroeste del país, involucrando a Jordania, en un intento de generar una atmósfera de confianza que abra el camino a nuevos pasos políticos.

Corea del Norte y Ucrania

En la crisis ucraniana, parece haber una consonancia entre los estadounidenses y los rusos, en cuanto al problema del nuclear norcoreano, Tillerson admitió que ambos lados “tienen posiciones algo divergentes” en cuanto a posibles formas de solución, pero sin elaborar mucho más. El conflicto en el este de Ucrania también se abordó y se decidió que una delegación estadounidense visitará las regiones bajo control de los separatistas apoyados por Moscú.

En las palabras de Tillerson, la cuestión de la interferencia rusa se suscitó “más de una vez” por Trump. Algunos medios estadounidenses habían sugerido antes de la cumbre que el presidente podría no considerar el tema en la conversación con su homólogo ruso, recordando que Trump siempre se mostró poco entusiástico en suscribir en su totalidad las conclusiones de los servicios de información de su país sobre pruebas de la acción de Piratas informáticos rusos en el proceso electoral de noviembre de 2016.

La cumbre de Hamburgo quedó marcada por una serie de violentas manifestaciones, que llevaron al refuerzo del dispositivo policial movilizado para la ciudad y que era de más de 20 mil efectivos. El viernes o el día anterior, los manifestantes anticapitalistas desfilaron, que se enfrentaban a veces en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Al final del día, las fuerzas de seguridad habían efectuado más de 70 detenciones y había registrado cerca de 160 policías heridos y de once manifestantes. Un resultado de las protestas, que movilizaron a decenas de miles de personas, fue el de que, ante el caos causado en las calles de Hamburgo, la primera dama de los Estados Unidos, Melania Trump, estuvo impedida de dejar el lugar donde se encuentra durante casi todo el día No participando en las iniciativas paralelas a la cumbre. Sólo al final del día se unió al presidente para la cena de gala que concluyó el primer día de la cumbre del G20.

Una cumbre de que a la hora de cierre de esta edición se esperaba el comunicado final. La canciller Angela Merkel afirmó al final del día que los responsables de la elaboración del documento iban a tener “una larga noche de trabajo por delante”, anticipando difíciles o imposibles consensos.

Uno de los puntos de fricción sería la cuestión del libre comercio, además del Acuerdo de París sobre el clima, en el que el presidente estadounidense se ha mostrado particularmente crítico, insistiendo en una política de contornos proteccionistas. En este capítulo, el presidente de México, Enrique Pena Nieto, que este viernes se reunió por primera vez con Trump, refirió el próximo 16 de agosto como fecha para el inicio del proceso de renegociación del tratado.