En un clima tenso, Xi inicia primera visita oficial a Hong Kong

En un clima tenso, Xi inicia primera visita oficial a Hong Kong El sábado se señalan veinte años desde que el Reino Unido pasó la soberanía sobre el territorio a China. Varios activistas fueron detenidos en la víspera de la llegada del Presidente chino.

El presidente de China Xi Jinping comenzó el jueves su primera visita oficial a Hong Kong desde que llegó al poder en 2012. El objetivo es marcar el 20 aniversario de la rendición de la soberanía sobre el territorio de China, pero la visita se produce en un momento políticamente sensible.

Para reducir al máximo el riesgo, las autoridades locales han movilizado una seguridad sin precedentes. Durante los tres días de la visita, unos 11.000 policías protegerán el entorno presidencial. Hay calles cerradas al tráfico y áreas donde el paso está prohibido a los peatones, escribe el diario South China Morning Post. El sábado, Xi hablará durante el que marca el 20 aniversario de la transferencia de la soberanía británica sobre Hong Kong a China ceremonia.

El objetivo final es limitar el margen máximo para los grupos de la oposición al régimen chino puede organizar acciones de protesta. El miércoles, varios activistas fueron detenidos, mientras que la organización de una concentración cerca de una escultura que representa el paso de la soberanía a China. Entre los detenidos es el líder del estudiante Joshua Wong, que se distinguió durante la llamada “revolución de los paraguas” en 2014.

“Estoy muy feliz porque Hong Kong siempre ha estado en mi corazón”, dijo Xi, en un discurso también llevó a cabo en el aeropuerto. El líder chino también se aseguró la disponibilidad del Gobierno a “trabajar con todos los sectores de la sociedad de Hong Kong” con el fin de “garantizar que [el modelo] ‘un país, dos sistemas’ se mantendrán con la estabilidad.”

Esta fórmula, acuñada por el ex líder chino Deng Xiaoping, asegura que durante un período de 50 años Hong Kong será capaz de mantener su modelo de desarrollo económico, así como un cierto grado de democracia (no hay sufragio directo, pero sin competencia entre los partidos ) y algunas libertades y derechos que no existen en el resto de China.

Sin embargo, en los últimos años, hay indicios de que Pekín está ejerciendo una influencia creciente en el territorio, haciendo caso omiso de algunas de las garantías previstas por el de “un país, dos sistemas”. En 2014, cientos de miles de personas parte paralizada del centro urbano de Hong Kong durante varias semanas en protesta contra lo que dicen son promesas rotas por Pekín.

En cuestión era una nueva ley electoral que regula el proceso de elección del jefe ejecutivo del territorio que mantuvo a la elección en manos de un comité de personalidades muy cerca de Pekín. De acuerdo con la Ley Fundamental, el documento constitucional en vigor desde 1997, el sufragio universal gradualmente debe ser garantizada durante 50 años después de mudarse a la administración china.

una entrevista reciente con The Guardian, El último gobernador británico de Hong Kong, Chris Patten, expresó su preocupación por la forma en que el territorio está tomando y dijo que no tenía ninguna duda de que el acuerdo firmado entre Londres y Pekín fue roto por China. “Cuando nos fuimos, nos habían dejado varias garantías de campo de un sistema de una mayor responsabilidad y más legítimo. Pero podríamos haber hecho más, que no tengo ninguna duda”, dijo Patten.

noticias corregido a las 11.55Una primera versión descrita Chris Patten como “última embajador británico en Hong Kong”, cuando en realidad fue el último gobernador.